Búsqueda de Investigadores

Buscar Investigadores


Mensaje del Director General

A los sinaloenses:
A la comunidad cientifica:


En el siglo XXI, el ritmo de la economía mundial lo marcan los productos del conocimiento, y los servicios para llevarlos al consumidor. No bastan ya las materias primas para progresar, es preciso añadirles valor, en procesos de transformación con tecnologías cada vez más eficientes.

Por los graves problemas económicos y sociales que padece, México debe ser más competitivo, lo que implica producir más y mejor, impulsar y desarrollar su capacidad científica, tecnológica e innovadora (CTI); más allá de cuanto está haciendo, ya que estamos por debajo del óptimo social y de las orientaciones y parámetros internacionales.

El financiamiento, es prueba de fuego para el discurso oficial. Nuestro gasto público federal en CTI, ha observado una tendencia errática en las dos décadas anteriores. Hace veinte años, inició lo que parecía un proceso incremental permanente, llegando a pasar de 0.28% del Producto Interno Bruto (PIB) en 1990, a 0.46 en 1998. Luego, una serie de altibajos nos dio, en 2009, el 0.37 y en 2010, 0.42% del PIB.

Estrechamente ligada al financiamiento, está la formación de recursos humanos especializados para la investigación científica y el desarrollo tecnológico. Mientras en programas de doctorado de calidad, en México se gradúan 3 mil doctores al año; en Brasil, España y Corea lo hacen 10 mil y en los Estados Unidos de América, se gradúan más de 50 mil.

Existen, y se sabe, otros indicadores que revelan el pobre desarrollo mexicano en CTI, así como sus consecuencias desventajosas en competitividad, ergo, en el desarrollo económico del país y en los índices de bienestar social y calidad de vida de los mexicanos. México es la suma de sus partes y en esta línea, llama la atención que los rezagos de México en el contexto internacional, más que disminuirlos, en Sinaloa los hacemos crecer. De cada 100 sinaloenses que ingresan a primaria, egresan 85; de éstos, 62 concluyen la secundaria, luego 36 completan el bachillerato y sólo 11 obtienen un título profesional, los que en su mayoría no acuden al posgrado.

Para Sinaloa, es impostergable ampliar la cobertura educativa con equidad y calidad, impulsar la formación de profesores en ciencia y tecnología, fomentar la investigación científica, modernizar la infraestructura, diseñar currículos acordes a la competitividad por la que transita el mundo y dotar de competencia en inglés como segunda lengua, a todos los alumnos de educación básica.

Si avanzar en materia de desarrollo implica productividad competitiva, si ésta depende de innovar y si la innovación depende de nuestros conocimientos útiles; la consigna es apostar a la educación. Que de las universidades egresen más profesionistas, mejor formados y en carreras ligadas al desarrollo del mundo; es condición que reclama una serie de antecedente en cascada: que de todos los niveles educativos que le preceden, egresen estudiantes mejor formados, lo que reclama mayor y mejor infraestructura física y profesores mejores y mejor pagados.

Por lo anterior, Sinaloa debe iniciar ya, un proceso que fortalezca su quehacer innovador, a través de: formar recursos humanos en áreas estratégicas, mejorar la infraestructura científica y tecnológica e, impulsar la vinculación Academia-Empresa-Gobierno. De esta suma sinérgica, resultarán condiciones propicias para emprender proyectos que fortifiquen su competitividad, y contribuyan a la generación de más y mejores empleos, desde una plataforma de confianza recíproca entre los eslabones de la triple hélice, motor del desarrollo estatal.

Es tiempo de que Sinaloa trascienda la economía actual basada casi sólo en explotar recursos naturales y exportar materias primas. Para nosotros, innovar significa industrializar, y vender productos más elaborados, con mayor valor agregado, o con nuevas tecnologías de producción que les den una ventaja sobre sus competidores en el resto del país y allende sus fronteras. Para lograrlo, debemos invertir más recursos estatales en CTI, pero también federalizar esta línea de gasto, reformando el sistema fiscal que impide que los estados cuenten con recursos para el desarrollo científico y tecnológico.

En esta tesitura, el INAPI convocó a nuestros académicos altamente formados y productivos, a integrar el SSIT, animado por: dar cumplimiento al marco jurídico vigente y al Plan Estatal de Desarrollo 2011-2016; conocer nuestras potencialidades investigativas, estimular esta práctica intelectual, incrementar la producción en CTI y promover la incorporación de más académicos al SNI del CONACYT.

El SSIT operará también como un banco de datos, para que la sociedad sinaloense conozca de primera mano, lo que sus doctos están haciendo para coadyuvar al desarrollo del Estado y a partir de ello, se fortalezcan las sinergias con los sectores que demandan conocimiento.

El principal objetivo de este programa, es avanzar en la construcción del Sistema Sinaloense de Innovación, mediante el reconocimiento y estímulo a la labor científica y tecnológica, pero además, la conformación de este sistema permitirá conocer la oferta de investigación y mantener actualizado el padrón de trabajadores de la ciencia en el estado de Sinaloa.

Estamos conscientes de la envergadura de los desafíos que tiene Sinaloa. Por ello nos proponemos que el INAPI contribuya realmente a la construcción del Sistema Estatal de Ciencia, Tecnología e Innovación, para lo que debe trascender el modelo tradicional que lo limita a la oferta del conocimiento, consistente en trabajar sólo con la comunidad científica, con esquemas de formación de recursos humanos, estímulos, promoción y fomento de las actividades académicas. Hoy es imperativo que, junto con lo anterior, se privilegie la solución de problemas de la sociedad para lograr un desarrollo equilibrado, justo y competitivo de Sinaloa, para lo cual la vinculación entre los generadores y los usuarios del conocimiento, bajo el esquema de la triple hélice es determinante. El INAPI, en su calidad de órgano promotor, coordinador y conductor del quehacer científico y tecnológico en el estado, debe hacer su parte. La convocatoria para integrar el SSIT representa una primera etapa.


Director General

Dr. Carlos Karam Quiñones
Director General

 

Formulario de búsqueda de investigadores

 

Apellido P.:  Apellido M.:  Nombre(s):

Resultados

 


 

Miguel Hidalgo #1058 Col. Centro Sinaloa, Culiacán, Sinaloa C.P. 80000
Tel. 667 714 1523 Fax: 667 714 4353 Email: webmaster@inapisinaloa.gob.mx

Ver croquis | Ver mapa en Google Maps